Con el objetivo de fomentar el desarrollo de las ciudades latinoamericanas que presenten proyecciones de crecimiento, el Banco Interamericano de Desarrollo ha implementado un programa que promueve la alianza estratégica de estas localidades emergentes y apoya los procesos que fomenten la puesta en acción de políticas públicas orientadas a la sostenibilidad y el progreso de las mismas.

Mar del Plata fue la primera ciudad argentina en formar parte de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles del BID, en el año 2012.

Siguiendo un modelo metodológico propuesto por el BID, la iniciativa se divide dos etapas: desarrollo y ejecución del Plan de Acción. La primer etapa se compone de 3 fases: un diagnóstico de sostenibilidad ambiental, urbana, y fiscal / de gobierno basado en la construcción de indicadores (Fase 1); la priorización de las áreas críticas para la sostenibilidad de la ciudad (Fase 2); y la elaboración del Plan de Acción (Fase 3) con la determinación de aquellas estrategias y actuaciones adecuadas en relación a las áreas priorizadas previamente. Este diagnóstico se complementa con estudios específicos de impacto económico, vulnerabilidad urbana y adaptación al cambio climático, y con encuestas para evaluar la percepción ciudadana acerca de las diferentes temas que afectan la calidad de vida en la ciudad (agua, gestión de residuos sólidos, vivienda y uso de suelo, inequidad urbana, educación, seguridad, gestión pública, entre otros). La identificación de temas prioritarios a lo largo de estas tres fases culmina en la preparación de un Plan de Acción para la ciudad.

En una segunda etapa, la metodología ICES contempla la ejecución del Plan de Acción y la implementación de un sistema de monitoreo ciudadano de los indicadores de sostenibilidad urbana, ambiental y fiscal/de gobierno, la realización de una nueva encuesta de percepción ciudadana y la revisión de objetivos, acciones e indicadores del Plan.

La participación y el interés de entidades clave para el desarrollo y progreso local, ofrecen la posibilidad de formular estrategias planificadas y factibles en el marco de un compromiso multisectorial capaz de trazar un futuro más sostenible e inclusivo para Mar del Plata.